Ideas para tener en cuenta en el 2012


El inicio de un Nuevo año es un buen momento para reconsiderar la atmósfera del lugar de trabajo, para identificar oportunidades de mejora y necesidades de capacitación.

Un diagnóstico de necesidades de desarrollo,  formación, entrenamiento y capacitación y disponibilidad del talento  humano, hará que se incremente el valor del capital intelectual compuesto por el capital humano y capital estructural de la organización.

La identificación de oportunidades de mejora generará nuevos retos para la organización, sus funcionarios y fortalecerá la capacidad de gestión.

Daniela de León, Directora de Dale Carnegie Training Argentina, que ofrece cuatro ideas simples a los gerentes que ayudarán a mejorar el clima organizacional:

1.       Dé a sus empleados elogios sinceros y específicos frecuentemente.
2.       Haga seguimiento personal e inmediato y personalmente, elogie el trabajo bien hecho.
3.       Comparta los elogios directamente con los individuos y fomente el trabajo en equipo participando a sus compañeros del reconocimiento; Enfatice cómo las habilidades de los empleados se relacionan para producir un todo.
4.        Ocasionalmente hable con cada empleado sobre temas que no sean de trabajo.
 Estas son ideas simples, pero su ejecución fortalecerá a los jefes.
Un elogio puede alegrar el día de un empleado por completo – siempre que sea sincero; si no es sincero puede confundirse con adulación. Los comentarios sobre la apariencia pueden llegar a ser mal entendidos. Es importante concentrar el reconocimiento en el desempeño.



¿Cuál es el mejor modo para dar un elogio? Personalmente. El uso del e-mail a veces es percibido como muy distante. También, una breve nota manuscrita sorprende y siempre es bien percibida. Dar una palmada en la espalda, por ejemplo, puede llegar a ser considerado un abuso de confianza y ser mal interpretado. Evitar el contacto físico previene malos entendidos. Extender y hacer público el reconocimiento al equipo de trabajo hace que mejore su rendimiento y los estimula a elevar cada vez más su desempeño.
Es importante, asimismo, que los líderes muestren interés no sólo sobre el trabajo de sus empleados sino también sobre ellos como personas. Pero saber sobre qué hablar y qué evitar requiere una sensibilidad personal y cultural.Algunas personas, por naturaleza, no quieren exponer nada de sus vidas privadas en el trabajo. Allí es donde las charlas sobre el clima y los deportes nos vienen bien. Algunos empleados son felices hablando de sus hijos; otros quieren mantener a sus familias en privado.
Los deseos del individuo para la charla varían. Si los directivos no descubren esas preferencias, sus mejores intentos de congeniar fracasarán.

Fuente: Dale Carnegie Training

Comentarios

Entradas populares